EL DEBER Y QUERER ASISTIR

Comunión de los santos

La fe cristiana se vive en comunidad o no es cristiana. Así lo hemos creído y confesado los cristianos durante siglos por medio del Credo de los Apóstoles: “Creo en… la comunión de los santos”.  Según el teólogo reformado, Karl Barth, “la comunidad es la asamblea de los que por el Espíritu Santo se unen a Jesucristo”, a partir de esta definición afirmamos:

1. Ser miembro de la Iglesia o comunidad cristiana, es obra del Espíritu Santo en nosotros (cf. Ro. 9:16). Las personas de la Iglesia no somos mejores ni más importantes que los demás, solo que hemos sido electos, llamados y apartados por Dios para ser parte de la comunión de los santos (cf. Ef. 2:9; Hch. 2:47).

2. Ser miembro de la Iglesia o comunidad cristiana, es encontrarse gozosamente con otros santos (cf. Sal. 133). Haber nacido en el seno de una familia cristiana, haber sido bautizado en la niñez, conocer y aceptar las doctrinas e incluso asistir esporádicamente al Culto, no nos hace ser miembros de la Iglesia, solo el libre y amoroso compromiso con la comunidad y la necesidad de expresar juntos lo que el Espíritu Santo ha hecho en el interior de cada uno, nos permite gozar de las bendiciones de la comunión de los santos (cf. Jn. 8:31-47; Sal. 84).

3. Ser miembro de la Iglesia o comunidad cristiana, tiene el propósito de hacer presente a Jesucristo en la Tierra (cf. Mt. 18:20). Esto significa tres cosas: participamos en la comunión de los santos para alabar el nombre de nuestro Señor (cf. Fl. 2:9-11), para proclamar el Evangelio (cf. Mt. 28:18-20) y para sembrar la esperanza en el Reino de Dios (Mt. 10: 7,8).

Somos miembros de una de las comunidades de fe que conforman la Comunión Mexicana de Iglesias Reformadas y Presbiterianas (CMIRP), que a su vez se reconoce como parte de la multiforme Iglesia de Jesucristo expandida por todo el mundo; para estar en plena comunión, es nuestro deber y querer asistir constantemente, pues reconocemos que sólo en la comunión de los santos, podemos gozar de nuestro derecho a ser edificados y capacitados para la misión que se nos ha encomendado.

El articulo 90:1 de la legislación vigente en la CMIRP, señala que: “Una persona pierde sus derechos y privilegios como miembro en plena comunión de una iglesia local, por… dejar de asistir a los servicios de su iglesia durante seis meses consecutivos, injustificadamente.” Sin comunión la membresía no tiene sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s