El 68 y los evangélicos.

por Luis Scott[1]

 

El 22 de julio, 1968, una pelea típica tuvo lugar en la Ciudad de México entre estudiantes de la preparatoria particular Isaac Ochoterena y estudiantes de las Escuelas Vocacionales #2 y #5. También estuvieron involucrados miembros de las pandillas “los arañas” y “los ciudadelos”. Debido a que la escuela Ochoterena sufrió ciertos daños, se anunció que el día siguiente continuaría la pelea. La intervención de los policías (granaderos) el 23 de julio provocó una confrontación con unos 3000 estudiantes que pelearon con piedra, palos y gas lacrimógeno. Subsecuentemente, la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) protestó el exceso de fuerza empleada por los granaderos- El día viernes, 26 de julio, una marcha de protesta organizada por la FNET juntó más de 5000 estudiantes. Diversas batallas sucedieron entre los policías y los estudiantes. El domingo siguiente, el Comité Coordinador de Huelga (CCH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) se reunió con representantes de la UNAM, la Escuela Normal, y la Escuela de Agronomía de Chapingo a elaborar planes para una huelga general en todas las escuelas. El día 30 de julio, la policía utilizó fuego de bazuka para destruir el antiguo portón (300 años de edad) de la Preparatoria #1. Más de 400 estudiantes quedaron heridos, varios fueron muertos, y 1000 fueron encarcelados. Los policías ocupaban varias escuelas.

El día primero de agosto, Javier Barros Sierra, rector de la UNAM, dio mucha credibilidad al movimiento estudiantil emergente al encabezar una marcha de protesta que involucraba a 80,000 personas. El director general del IPN, Guillermo Massieu, también defendió a los estudiantes de los ataques de la policía. El presidente Gustavo Díaz Ordaz ofreció su “mano” como señal de paz a los estudiantes. Surgieron acusaciones que el movimiento estudiantil había sido infiltrado con agitadores oficiales de las “corrientes del maoísmo y el trotskismo”. El 8 de agosto el Consejo Nacional de Huelga (CNH) fue organizado con personas del IPN, la UNAM, la Escuela de Chapingo; la Normal, el Colegio de México, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Lasalle, y universidades de otras partes del país. Más de 150,000 estudiantes y profesores se habían unido a la huelga. El 13 de agosto, 200,000 personas marcharon en protesta desde el Casco de Santo Tomas hasta el Zócalo. El 22 de agosto, el Secretario de Gobernación, Luis Echeverría, informó que el gobierno estaba dispuesto a discutir los problemas con “los auténticos profesores y estudiantes” El CNH pidió que el gobierno diera la fecha, la hora, y el lugar de las discusiones, con la única condición que fuesen públicas.

El 27 de agosto, la marcha de protesta más grande sucedió con 400,000 personas reunidas en el Zócalo. A la una de la mañana siguiente, la policía y el ejército usaron violencia para retirar los guardias estudiantiles del Zócalo. Desde esa fecha, la policía y el ejército siempre usaban la fuerza en sus confrontaciones con los manifestantes. Diversos voceros del gobierno defendían el uso de dicha fuerza. El respetado profesor e ingeniero Heriberto Castillo fue golpeado por los policías. Él exigió el restablecimiento de la “implementación de la Constitución”. Acusado de usar el movimiento estudiantil para bloquear los Juegos Olímpicos, el CNH negó la validez de tales acusaciones.

En su informe presidencial el día primero de septiembre, el presidente Díaz Ordaz advirtió que estaba dispuesto a usar “la totalidad de las fuerzas armadas” si fuera necesario para restaurar la tranquilidad a la capital. El 10 de septiembre, el Senado brindó su apoyo total al presidente. El 23 de septiembre, 250,000 manifestantes participaron en “una marcha de silencio”. Un líder afirmó que “estamos demostrando que hay millones de mexicanos honorables dispuestos a hacer sacrificios. Deseamos tener discusiones públicas (con el gobierno), para que el pueblo ya no sea decepcionado.”

El día miércoles 18 de septiembre, el ejército tomó la Ciudad Universitaria de la UNAM con tanques y 10,000 soldados. El PRI apoyó la invasión y expresó “solidaridad y confianza al Gobierno”, pero el rector de la UNAM, Barros Sierra, instó a los estudiantes universitarios para que mantuviesen “la defensa moral de la UNAM”. Unas divisiones dentro del PRI surgieron cuando el diputado Guillermo Morfín “respetuosamente”  pidió que el ejército abandonara la Ciudad Universitaria. Morfín admitió que él “estaba de acuerdo con la conducta del rector”. Por otro lado Octavio Hernández, también diputado del PRI, culpó al rector por los disturbios.

El 21 de septiembre, confrontaciones violentas brotaron entre los estudiantes de la Vocacional #7 y los policías. El 23 de septiembre, el rector de la UNAM, Javier Barrios Sierra entregó su renuncia, protestando que “es obvio que la autonomía universitaria ha sido violada”. El ejército también ocupó el Casco de Santo Tomas del Instituto Politécnico Nacional. Dos días después, la junta universitaria se negó a acertar la renuncia de Barrios Sierra. El 30 de septiembre, el ejército abandonó la Ciudad Universitaria de la UNAM.

El día miércoles, 2 de octubre, una multitud de estudiantes, adultos y niños se unieron en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. Unos 5,000 soldados, armados con ametralladoras, pistolas, y rifles de alto poder, atacaron a la multitud. Centenares de participantes murieron en la masacre. Dos mil manifestantes fueron detenidos, incluyendo la mayoría de los líderes del CNH. El día siguiente, el Senado hizo una declaración afirmando que “la conducta del Ejecutivo Federal ha sido de acuerdo con la Constitución Política del país y con sus leyes”. Durante muchos días los ciudadanos buscaban a sus familiares en el Campo Militar #1 y en varios hospitales. El 5 de octubre, el CNH canceló todas las demostraciones públicas.

Los Juegos Olímpicos se iniciaron sin incidentes el 12 de octubre. Paulatinamente, el movimiento estudiantil se debilitaba. El 29 de octubre. El ejército dejó el Casco de santo Tomas del IPN. Durante el mes de noviembre, ciertas confrontaciones continuaban entre la policía y los estudiantes. Leopoldo Zea y Luis Villoro propusieron que el movimiento de protesta continuara mientras los estudiantes regresaban a sus clases. Poco a poco, esta idea ganó aprobación de la mayoría. El 4 de diciembre, el CNH tomó la decisión de terminar la huelga. Dos días después, el CNH fue formalmente disuelto. Los “Comités de Lucha” de las distintas escuelas recibieron la responsabilidad de continuar el movimiento. Su “Gran Marcha de Protesta”, el 13 de diciembre, resultó en el arresto de 500 personas. Este evento fue el último acontecimiento principal del movimiento.

Aunque la comunidad evangélica comentó muy poco, en público, sobre el movimiento estudiantil en el verano y el otoño de 1968, ciertos debates surgieron posteriormente, por ejemplo, dos años después del evento, el pastor metodista Raúl Macín acusó a su propia denominación de haber sido indiferente a los eventos de 1968, aunque muchos jóvenes metodistas sí participaron en el movimiento estudiantil. En algunos casos, tal indiferencia se transformó en abierta hostilidad hacia los estudiantes que participaron.

“En el movimiento estudiantil nube también una fuerte participación de jóvenes de diferentes denominaciones, jóvenes evangélicos que actuaron con una clara conciencia cristiana. Sin embargo, tampoco contaron con el apoyo de la Iglesia; es decir, fueron también otra vez actos aislados, individuales, sin el consentimiento, ni el apoyo, ni el interés de la Iglesia. En algunos casos, como el de la Iglesia de Gante, incluso los jóvenes fueron perseguidos dentro de la misma iglesia, hostilizados, criticados, y al fin, algunos de ellos expulsados.” (Raúl Macín).

El veterano líder metodista, Gonzalo Báez-Camargo, no estuvo de acuerdo con los comentarios de Macín. Báez-Camargo defendía el “no-involucramiento” de la Iglesia Metodista durante el movimiento estudiantil precisamente porque los puntos en cuestión no eran muy claros. También rechazó las acusaciones que unos jóvenes habían sido perseguidos o expulsados por la Iglesia Gante debido a su participación en el movimiento estudiantil. Posteriormente, Macín llegó a ser un activista político. Sus actividades incluyeron el ser candidato para diputado nacional von el PSUM (un partido de izquierda) en 1982. También dejó la Iglesia Metodista.

Los Juegos Olímpicos planeados para iniciar el 12 de octubre de 1968, eran muy importantes para los protestantes mexicanos. Las iglesias históricas habían planeado actividades y cultos ecuménicos. Las iglesias más nuevas habían organizado varias actividades evangelistas. Estas actividades distraían la atención que los protestantes pudieran haber dado al movimiento estudiantil.

La jerarquía de la Iglesia Católica Romana, con unas cuantas excepciones (ej. Sergio Méndez Arceo), hizo pocos comentarios oficiales durante los meses más conflictivos del movimiento estudiantil. Unas comunidades de base y ciertas organizaciones católicas, como el Centro de Estudios de Comunicación Social, participaron activamente al lado de los estudiantes. Su participación era un factor por el cual la jerarquía los marginalizó. Generaciones posteriores de estudiantes han criticado a la Iglesia católica por ser indiferente ante las preocupaciones estudiantiles.

El movimiento estudiantil de 1968 contribuyó poderosamente a la concientización y las actividades políticas de la juventud durante la década de los 1970’s. También marcó un cambio en la relación entre el gobierno mexicano y la población en general. Los evangélicos en México participaran en estos eventos y fueron afectados por ellos. Esta disertación trata de identificar y explicar tal involucramiento.

[1] Scott, Luis. La sal de la Tierra. Una historia socio-política de los evangélicos en la Ciudad de México (1964-1991). Editorial Kyrios, México, 1991, 10-14 pp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s